Del oporto rockero al clásico


¿Qué se descorcha en una tarde de verano? Un oporto. Rara respuesta, pero una clara y cierta posibilidad, dado que el abanico de este vino es bastante amplio, pues los hay blancos, rosados y color guinda seca; también están los que se sirven de aperitivo, bajativo o los que se pueden usar para coctelería. Una sorpresa, ¿verdad?  Bueno, eso es lo que ofrecen Taylor’s y Croft, ambas marcas presentes en Chile. La primera tiene dentro de su familia un Chip Dry [14.900 pesos), un blanco versátil que puede ser parte de un cocktail o el encargado de inaugurar la temporada de terraza. Por su acidez, nariz aromática [manzana verde y lima) y toque mineral, también podría ponerle sabor a una junta más desordenada. Entre más frío, más punzante ¿Con qué acompañarlo? Con un queso azul o un bombón relleno con maracuyá.   A la lista se suma Late Bottled Vintage 2012 [18.000), de una boca golosa y bien frutosa, lo que lo hace fácil de beber. No es necesario decantarlo ni debe ser consumido de inmediato, o sea, es de tiro largo.  El que le sigue los pasos es el Select Reserve [12.800), un vino con perso, de nariz especiada y frutal, de notas ahumadas y fruta negra madura que queda bien con quesos de sabor intenso, frutas deshidratadas o con un chocolate con cardamomo y mazapán. Es decir, un buen invitado para un picoteo.  Con estilo y elegancia, está Tawny 10 [29.000), un oporto envejecido en madera que busca ser consumido a diario. Sedoso y de nariz golosa, cargada de fruta madura y algo de roble, es un gran compañero para poner fin a una comida o maridar el postre.   También está el hermano mayor, Tawny 20 [49.000), el que tiene toda la maduración y evolución del oporto, con lo que logra ser más equilibrado y estructurado. Con fruta más madura y especias, además de una leve nota ahumada, resulta un buen partner de un foie gras, un steak, unos chocolates con avellana o un habano.   En los Croft se encuentra Pink [12.900), un rosé que invita a crear un cocktail o a ser el anfitrión de una tarde de verano. Es el lado más juvenil y rockero del oporto, pues es consumido por muchos jóvenes en Europa por ser fresco, de una acidez controlada y fácil de beber. Mucha fruta, especialmente frambuesa. Con Pink, la vida se vive de color rosa.  La entrada Del oporto rockero al clásico aparece primero en Nirvino es el Nirvana del vino: leer, beber, levitar....